Páginas

jueves, 26 de junio de 2014

Eclairs de trufa



¿Puedes resistirte a un eclair? ¡¡yo definitivamente no!! Soy fan de la repostería francesa y los eclair no podían faltar en mi lista de favoritos. Estos pequeños pastelitos están llenos de elegancia, o por lo menos a mi eso me parece: delgados y finos y siempre con una estética muy cuidada, ¡me encantan!



Su nombre viene del francés, cuyo significado es rayo o relámpago, por su forma alargada y fina. Están elaborados a base de pasta choux y originalmente van rellenos de chocolate o crema pastelera, aunque hoy en día se han modernizado y se encuentran rellenos de muchísimas cremas como café, frutas, caramelo, licores.... Hay para todos los gustos, imposible resistirse!



Hoy os presento unos eclair rellenos de trufa, con un baño de chocolate blanco y un crujiente de almendras, ¡mmm... deliciosos! Coger papel y boli y apuntar, ¡empezamos!

Ingredientes para la Pasta Choux: (12 eclairs aprox.)

- 125 gr. de agua
- 1/2 cucharadita de azúcar blanco
- 1/2 cucharadita de sal
- 55 gr de mantequilla
- 70 gr. de harina
- 87 gr de huevo (que que es un poco menos de dos huevos M)

Precalentamos el horno a 150º

En un cazo ponemos el agua, el azúcar, la sal y la mantequilla en trozos y calentamos a fuego medio. Cuando empiece a hervir, retiramos el cazo del fuego y añadimos la harina de golpe, removiendo con unas varillas o espátula de madera durante unos segundos. Volvemos a poner el cazo en el fuego y removemos sin parar durante unos 2 minutos hasta que tengamos una masa de aspecto liso y se despegue totalmente de las paredes del cazo y de la espátula.

Retiramos del fuego la masa y la dejamos templar para poder añadir los huevos y que no se cuajen por la temperatura de la masa.


Cuando tengamos tibia la masa incluimos los huevos previamente batidos, primero uno y removemos enérgicamente hasta que la masa haya absorbido por completo el huevo. Veréis que al incorporar el huevo parece que la masa se ha cortado, pero seguir removiendo bien y cogerá consistencia. 

A estas alturas de la mezcla todavía tenemos una masa demasiado dura, le falta huevo. Es ahora cuando echamos aproximadamente un poco más de la mitad del segundo huevo, y removemos bien. Cuando este totalmente absorbido comprobamos la consistencia o textura idónea para los eclairs. Un truco es clavar la espátula en el centro de la masa y que no se caiga, que se mantenga erguida. Otro truco es coger un poco de masa con la espátula y comprobar que cae pero muy lentamente. Pero si pesáis la cantidad que os he puesto en la receta no vais a tener problema con la consistencia de la masa. Pero siempre tener en cuenta que es preferible que esté un poco seca a que este muy húmeda.



Transferimos la masa a una manga pastelera y con una boquilla redonda o estrellada de 1 o 2 centímetros aprox (yo utilice la boquilla 4B de Wilton)  vamos escudillando los eclairs formando tiras de unos 12 cm. Si la consistencia de la masa es la adecuada deberán mantener perfectamente la forma, sin desparramarse por los lados ni perder volumen.

Introducimos en el horno unos 45 minutos aproximadamente y transcurrido ese tiempo apagamos el horno y abrimos la puerta y esperamos otros 10 minutos más para ayudar al secado de los eclairs.

Retiramos y dejamos enfriar en una rejilla. 

Ahora vamos con la crema de trufa.... ñam ñam, tomar buena nota de los ingredientes que os va a servir para infinidad de pasteles y pastelitos. (Os va a sobrar trufa)


- 300 gr. de nata para montar (mínimo de 35,1% de materia grasa para que monte)
- 75 gr. de azúcar glass
- 27 gr. de cacao en polvo

Como recomendación meter la nata, el recipiente y las varillas de la batidora al congelador unos 15 minutos para garantizar que estará todo muy frío y así nos montará sin problema.

En primer lugar empezamos a montar la nata, y cuando le quede poco para estar perfectamente montada le añadimos el azúcar glass y acabamos de montar. Cuando la tengamos lista incorporamos el cacao con ayuda de una espátula realizando movimientos envolventes para evitar que se nos baje la nata.


Introducimos la trufa en una manga pastelera y a rellenar!!! Ya sabéis que podéis cortar por la mitad cada eclair con un cuchillo de sierra y rellenar de trufa. Otra opción es realizar unos agujeros en la parte de la base del eclair y rellenar directamente el interior.

Sólo nos queda fundir un poco de chocolate blanco, pintar la superficie del eclair y espolvorear almendra ligeramente picada. Y tachán..... Eclairs listos para sorprender!!!! Deliciosos y delicados!! 


Deseo que os haya gustado y ya sabéis que nos encanta recibir comentarios! Así que comentar, cocinar y disfrutar!!! un beso gordo. Gracias.

Marta.