Páginas

viernes, 6 de junio de 2014

Clafoutis de cerezas




Inauguramos el mes de junio con una receta cuyo ingrediente principal ahora mismo lo tenemos de temporada: las cerezas!! esa rica fruta  que empieza a llenar las fruterías de color a finales de la primavera. A mi me pirran, vamos que empiezo con ellas y como si fueses pipas… mmm es un no parar! Además sabéis lo beneficiosas que son?? Tienen unos aportes nutricionales excelentes, llenas de antioxidantes, ricas en vitaminas C,E y potasio, magnesio, hierro, ácido cólico y fibra. Y una curiosidad: se las conoce como el “alimento del cerebro” porque ayudan a prevenir de la pérdida de memoria. Así que todos a comer cerezas que son sabrosas y muy beneficiosas :)



La receta de hoy se llama “clafoutis” y es una típica tarta francesa que se elabora horneando en un molde cerezas bañadas en una masa bastante liquida y de aspecto similar a la de una crepe. Es fácil, rápida y seguro que os resuelve más de una merienda o postre, y como siempre… muy rica!! Vamos a preparar la típica clafoutis que es de cerezas pero que sepáis que hay variaciones posibles con peras, manzanas, ciruelas, uvas pasas, higos… A gusto del consumidor!


Venga y ahora si vamos a preparar los ingredientes:

- 300 gramos de cerezas prox.
- 50 gr de harina
- 50 gr de azúcar glass
- dos huevos
- 50 ml de leche
- 100 ml de nata para montar
- una pizca de sal
- un poco mantequilla en punto pomada para engrasar el molde que vayamos a utilizar.

Empezamos quitándole el hueso a las cerezas, para ello podemos introducir una pajita por la base y presionar hasta que sale. De esta forma haremos un agujero longitudinalmente y mantenemos las cerezas enteras, pero podéis quitar el hueso partiendo la cereza con el cuchillo, esto va a gustos y por estética. La receta tradicional incorpora las cerezas con hueso, pero es poco práctico… además de que si la van a comer niños es hasta peligroso.


Una vez tenemos las cerezas listas engrasamos el molde que vayamos a utilizar y colocamos en la base las cerezas y le añadimos por encima un par de cucharadas de azúcar glass.

Precalentamos el horno a 180ºC.

Ahora vamos a preparar por un lado los ingredientes secos y por el otro los líquidos, que luego mezclaremos. Para ello cogemos un bol y tamizamos la harina y el azúcar glass sobrante. En otro bol batimos los dos huevos y seguidamente le incorporamos la leche y la nata. Batimos enérgicamente hasta que este bien mezclado todo y le añadimos a esta mezcla la harina y azúcar previamente tamizado. Volvemos a batir hasta integrar. La masa debe quedar líquida.


Vertemos la masa en el molde y horneamos durante unos 30-35 minutos a 180ªC, o hasta que veamos que la masa ha cuajado. 

Esta tarta la podéis comer caliente, templada o completamente fría, incluso de nevera, acompañada por una bola de helado por ejemplo. 

Bueno habéis visto que sencillo es no?? y os aseguro que muy rica y ligera!!! Así que por aquí os dejo deseando que la probéis. Un beso gigante y gracias por estar detrás de las pantallas haciendo que tendulzo sea posible.


Hasta la próxima!
marta.