Páginas

viernes, 9 de enero de 2015

Chouquettes



El 2014 ha llegado a su fin, un año de cambios, decisiones y buenos momentos! Un año en el que hemos seguido sintiendo vuestro apoyo incondicional, vuestro cariño, comentarios… Un año más en el que tendulzo ha seguido existiendo gracias a todos vosotros y no podíamos empezar el 2015 sin daros las gracias a todos!!

Empezamos el 2015 con olor a repostería francesa en nuestras cocinas preparando unas exquisitas chouquettes con chocolate! Son unos bocaditos de masa horneada ligeramente crujiente por fuera y tierna por dentro, son similares a las leonesas o profiteroles, pero a diferencia de ellos no van rellenos en su interior. Son una pequeña delicia perfecta para acompañar un buen té o café.


Necesitaremos: (receta de Rachel Khoo)

. 170 ml de agua
- 170 ml de leche
- 1 cucharadita de sal
- 1 cucharadita de azúcar
- 100 gr de mantequilla cortada a dados
- 170 gr de harina
- 2 huevos (mis huevos eran caseros y pequeños con que tuve que poner tres para lograr una consistencia adecuada ni muy seca ni muy húmeda)
- azúcar glass
- chips de chocolate


Precalentamos el horno a 180º

Empezamos poniendo en un cazo la leche, el agua y la mantequilla. Removemos hasta que rompa a hercvir y la mantequilla se derrita del todo. Justo entonces echamos la harina de golpe, retiramos del fuego y removemos enérgicamente con una espátula o cuchara de madera hasta obtener una masa uniforme. No deben quedar restos pegados en el cazo.

A continuación pasamos la masa a un bol y dejamos templar antes de añadir los huevos. Una vez templada añadimos un huevo, removemos hasta que se integre y añadimos el segundo huevo removiendo de nuevo hasta integrar completamente. Si es necesario, añade un tercer huevo. La masa que nos debe quedar tiene que ser densa y como ya comenté en la receta de los eclairs, un buen truco para saber que nuestra masa está lista es clavar la espátula en el centro de la masa y que no se caiga, que se mantenga erguida. Otro truco es coger un poco de masa con la espátula y comprobar que cae pero muy lentamente. Pero siempre tener en cuenta que es preferible que esté un poco seca a que este muy húmeda.


Cubrimos la placa del horno con papel de horno e introducimos la masa en la manga pastelera con una boquilla redonda de 1 cm más o menos. Vamos haciendo bolitas de masa dejando una separación de unos 2 cm entre cada una porque con el horneado crecerán y no queremos que se nos peguen.

Espolvoreamos por encima azúcar glass con ayuda de un tamiz o colador y luego le añadimos por encima unas pepitas de chocolate. Volvemos a tamizar con azúcar glass por encima y al horno unos 25 minutos o hasta que veamos que se han inflado y dorado. Retiramos del horno y dejamos enfriar (confieso que yo me comí unos dos o tres recién salidos del horno, todavía medio quemaban ¡pero no me importó! Mi instinto gula de embarazada no pudo esperar jiji)

Mmmmm ya veréis que delicia tan rica! Y son como las pipas, no puedes dejar de comer una vez empiezas, porque al ser unos pequeños bocados siempre te quedas con ganas de más, aviso! ;)


Animaros y me contáis que os han parecido. Espero vuestros comentarios!
Un beso.

Marta.