Páginas

lunes, 29 de diciembre de 2014

Rollos de manzana y canela




Unos de los mejores olores del mundo para mí es el olor a masa recién horneada, pan, bollos, croissants, pizzas, focaccias... Cautiva y te incita a probar. Es una auténtica tentación.
Por eso la receta de hoy os va a enamorar. Se trata de unos bollos de manzana y canela ¡buenísimos!
Tienen un intenso sabor a canela que contrasta con la acidez de la manzana, un auténtico placer que no debéis dejar de probar, seguro que consiguen convertirse en uno de tus dulces favoritos.


Para la masa necesitaremos:
675 gramos de harina
1 sobre de levadura seca de panadero
250 ml de leche
75 gramos de mantequilla
75 gramos de azúcar
1/2 cucharita de sal
3 huevos L

Tamizamos la harina y echamos la mitad en el bol de la batidora junto a la levadura de panadero, la mezclamos bien y reservamos.
En un cazo ponemos al fuego sin que llegue a hervir la leche, la mantequilla, el azúcar y la sal. Disolvemos todo bien e incorporamos al bol de la batidora. ( Donde esta la harina mezclada con la levadura)
Batimos a velocidad baja hasta que esté incorporado y vamos echando los huevos de uno en uno. (No echar el segundo huevo hasta que el anterior no esté integrado a la masa y lo mismo con el tercero)
Subimos la velocidad 5 minutos para que se termine de homogeneizar bien.
Cambiamos la pala de la batidora por el accesorio que amasa y vamos echando la harina poco a poco mientras la batidora amasa a velocidad media.
Amasamos hasta que la masa deje de estar pegajosa y nos permita trabajar con ella ( aproximadamente 5 minutos).
Sacamos la masa, la boleamos y la dejamos reposar en un bol previamente engrasado con aceite hasta que doble su volumen, unas 2 horas.


Para el relleno necesitaremos:
150 gramos de azúcar moreno.
6 cucharaditas de canela
35 gramos de harina
120 gramos de mantequilla en pomada
2 manzanas golden.

En un bol mezclamos todos los ingredientes (excepto la manzana) hasta conseguir una crema y reservamos para untar luego nuestra masa.


Una vez nuestra masa haya doblado su volumen. Enharinamos la superficie de trabajo y sacamos la masa del recipiente. Le quitamos el aire presionando sobre ella con los puños y estiramos con la ayuda de un rodillo formando un cuadrado de unos 40 cm.
Untamos con la crema que habíamos hecho en el paso anterior, cortamos las dos manzanas en trocitos pequeños y colocamos por toda la superficie. Enrollamos de un lado a otro nuestra masa formando un cilindro sellando con un poco de nata líquida para que no se abra.
Engrasamos el recipiente que vayamos a utilizar para hornear con un poco de mantequilla.
Cortamos en rodajas la masa y vamos situando sobre nuestra bandeja. No las juntéis mucho porque en el horneado crecerán.
Nos saldrán unos 12 rollos. Pincelamos un poco de nata líquida por la parte superior y las dejamos reposar 30 minutos tapadas en film osmótico.
Precalentamos el horno a 190º y horneamos unos 25 minutos, hasta que doren su superficie.


Podemos glasear nuestros rollos con 100 gramos de azúcar glass y 3 cucharadas de leche, mezclando bien hasta disolver el azúcar y repartimos con la ayuda de una cuchara por encima de los rollos.
El olor que desprenden os incitará a tenerle que probarlo ya, y haréis bien porque recién hechos cuando todavía están calientes son todavía más buenos. Irresistibles.


Entonces... ¿Quién se apunta a el último café del año junto a un delicioso rollo de manzana y canela?
Espero me acompañéis y no hay mejor manera de sentirme acompañada que leyendo vuestros comentarios abajo. Me haréis feliz. 

Feliz año a todos.
Cris.