Páginas

miércoles, 5 de noviembre de 2014

Tarta de queso



Una cucharada de deliciosa tarta de queso con mermelada y el crujiente de las galletas de toda la vida es el postre que os traigo hoy. Un postre realmente sencillo y cuya elaboración no os llevará más de 30 minutos. Además podéis adaptarla sin gluten simplemente retirando la base de galletas o sustituyéndolas por unas aptas para celíacos. Un clásico que nunca defrauda y uno de los dulces que más triunfan.
¿Os apetece acompañarme a saborear un tarrito de tarta de queso conmigo?


Necesitaremos (para unos 8-10 tarros):
  • 400 gramos de queso crema.
  • 300 ml de nata líquida con un 35% materia grasa.
  • 120 gramos de azúcar.
  • 2 sobres para hacer cuajada
  • 20 galletas maría
  • 20 gramos de mantequilla
  • Vuestra mermelada favorita.


Para su elaboración:
Trituramos las galletas con la ayuda de un mortero bien finas y las mezclamos con los 20 gramos de mantequilla derretida. Juntamos bien hasta conseguir una textura como de arena mojada y cubrimos el fondo de nuestros tarros, presionando para que compacte bien. Reservamos en la nevera.

En un cazo vertemos el queso crema, la nata, el azúcar y los sobres de cuajada, lo trituramos todo con la batidora "turmix" y lo llevamos al fuego a calentar.

Ponemos el fuego medio-alto y removemos constantemente, cuando empiece a humear esperamos un par de minutos más removiendo con la precaución de que no llegue a hervir.
Sacamos nuestros tarros de la nevera y vertemos la mezcla con cuidado.

Dejamos templar a temperatura ambiente y una vez fríos dejamos reposar en la nevera mínimo 6 horas. 

En el momento de servir incorporamos una cucharada de vuestra mermelada favorita, frambuesas, arándanos, frutos del bosque, higos... Admite cualquier variedad y está riquísimo igual.



¿Quién va a hacer este fin de semana postre en casa? Espero que os animéis con esta receta, guardarla porque es tan sencilla y rica que os sacará de más de un apuro pero sobretodo ¡probarla! Espero vuestros comentarios.

¡Un beso a todos!

Cris.


Consejos:

  • Es importante verter la mezcla en los cazos con rapidez ya que la cuajada empieza a hacer su efecto rápido.
  • Es aconsejable templar la mermelada antes (un par de minutos al fuego) para que quede más homogénea al verterla; Además si ya hace frío como estos días incluso saborearla templada puede llevar a gustar más si cabe, como que apetece el contraste de temperaturas más que en verano que nos gusta todo bien frío, no?