Páginas

viernes, 25 de abril de 2014

Galletas Red Velvet craqueladas


¡Marchando una de galletas! y qué galletas… deliciosamente chocolateadas con un color que enamora… Ya sabéis de que se trata no? Galletas Red Velvet Craqueadas!!! Tenía esta receta escrita en mi cuaderno desde hace mucho tiempo, de hecho no recuerdo ni de donde la saqué! Pero tenia ya muchas ganas de hacerlas y por fin me he decidido! Y qué descubrimiento…. riquísimas!!!! La verdad es que no me gusta teñir las masas de colorantes porque las hacen poco atractivas al paladar al verse muy “artificiales”, pero en este caso no lo he dudado! Tenían que ser rojas y así ha sido. Aunque podéis optar por no poner colorante, eso ya ha vuestra elección, pero las auténticas como su nombre indica sí lo llevan.

Venga, ¿vamos a ella? Con las cantidades que aquí os pongo os van a salir unas 14 galletas de aprox. 25 gr cada una (peso de masa en frío):

- 125 gr de harina
- 1 huevo
- 7 gr de cacao
- 1/2 cucharadita de levadura en polvo tipo Royal
- 1/8 cucharadita de bicarbonato
- 1/4 de cucharadita de sal
- 60 gr de mantequilla a temperatura ambiente
- 85 gr de azúcar
- 1/2 cucharadita de leche
- 1/2 cucharadita de extracto de vainilla
- 1 cucharadita de limón
- 2 cucharaditas de colorante rojo en paste (os recomiendo el extra red de Sugarflair)
- 40 gr de azúcar glass


Mezclamos en un bol los ingredientes secos: harina, cacao, levadura, bicarbonato y sal.
En otro bol batimos la mantequilla junto con el azúcar hasta que esté bien integrado y tenga textura esponjosa. Incorporamos el huevo y batimos hasta integrar. Luego echamos la leche, la vainilla, el zumo de limón y batimos. Por último añadimos el colorante rojo, ¡sin miedo!, 2 cucharaditas para que quede un tono intenso que resista el calor del horno. Si no ponemos el suficiente colorante, al sacar las galletas del horno nos quedará un tono más marrón que rojo, pero salvo esto el sabor será igual de rico.

Ahora añadimos los ingredientes secos del primer bol a los ingredientes líquidos que tenemos coloreados de rojo. Realizar movimientos envolventes con la espátula para que se integre todo bien. 

Una vez tenemos la masa bien mezclada, tapamos con un film el bol y lo dejamos en la nevera como mínimo 2 horas (si es toda la noche mejor porque la masa se tiene que endurecer)


Una vez pasado el tiempo, retiramos de la nevera y precalentamos el horno a 170-180 grados.

Hacemos bolitas con la masa y las rebozamos en el azúcar glass. 

Preparamos la bandeja de horno cubierta con papel de horno y repartimos la bolas de masa sobre ella dejando una separación de unos 5 cm entre cada galleta. 


Horneamos unos 13 minutos o hasta que veamos que las galletas se agrietan. Los bordes quedarán duritos y el centro blandito.

Mmmm… apetecen verdad?? Ya veréis como desaparecen de la cocina en un visto y no visto! 


Disfrutarla! un besote.

Marta.